MaterCell

Cargando...

Neonatología MaterCare | Miercoles 23 de Diciembre de 2020

Consejos para el cuidado del recién nacido en verano

Cuidados para proteger a tu bebé

Los recién nacidos son muy delicados y requieren múltiples cuidados, los cuales se deben reforzar todavía más en verano, cuando el calor genera riesgos que no existen en otros momentos del año, tales como:


• Deshidratación

• Golpes de calor

• Posibles quemaduras

• Ataques de insectos

• Problemas para dormir


A continuación, se ofrecen algunos consejos para proteger a los bebés nacidos en la época estival: cuidar su hidratación, elegir la ropa adecuada, y cómo ayudarlo a dormir.


HIDRATACIÓN:

Los bebés recién nacidos necesitan en verano mayor hidratación, siempre a través de la leche materna o de fórmula.

Los bebés recién nacidos no deben tomar agua. El medio de alimentación e hidratación exclusivo durante sus primeros seis meses de vida, siempre que sea posible, debe ser la lactancia materna. Así lo recomiendan la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP). 

El niño que se amamanta a demanda (es decir, cada vez que lo solicita), no necesita ningún otro líquido, ni agua ni infusiones, tampoco en los meses de verano. 

Para los bebés alimentados a pecho es suficiente con incrementar transitoriamente las tomas haciéndolas más frecuentes, para esto la madre debe mantenerse bien hidratada.


¿CÓMO VESTIRLOS?

Cuando la temperatura es elevada, los recién nacidos no necesitan más ropa que los adultos, por lo que no hay que abrigarlos en exceso. Hay que evitar que sufran un golpe de calor, que es el principal riesgo en verano. Si hace mucho calor, es suficiente con que lleve un enterito o camisita de algodón o hilo.

Se deberá controlar signos de sobrecalentamiento (piel sudorosa, letargo, excesiva agitación, piel colorada), y estar pendiente de su temperatura. Si ésta es superior a los 38º, hay que hidratarlo, darle un baño de agua siempre templada y acudir al pediatra lo antes posible. 

Siempre se aconseja llevar en el bolso una sabanita o manta fina por si cambia la temperatura para poder taparlo.

En casa la temperatura ambiental debe estar entre 22° y 25 °C. No dejar al bebé expuesto a corrientes de aire, ventiladores o aire acondicionado y por las noches taparlo con una sábana ligera o colocarle enterito de mangas largas. 


AYUDAR AL BEBÉ A DORMIR EN VERANO

Cuando hace mucho calor, a los recién nacidos, igual que a los adultos, les puede costar un poco más dormir. 

Hay que tener paciencia para calmar su llanto y tratar de templar la habitación en la que duerma, pero sin olvidar los cuidados: nunca dejarlo expuesto a corrientes de aire y taparlo o colocarle ropa ligera.


Sumate al taller online gratuito de Cuidados del recién nacido que será el día jueves 21 de enero a las 17hs. *

*Exclusivo para clientes MaterCell


INSCRIBITE AL TALLER


Dra. Romina Dini

Neonatóloga









Compartir:

Neonatología

Romina Dini

Médica neonatóloga, dedicada a los cuidados del recién nacido y especialista en dictar talleres de RCP para padres.

Más novedades

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Aceptar