MaterCell

Cargando...

MaterCare | Jueves 26 de Marzo de 2020

¿Cómo van cambiando las emociones durante el embarazo?

Revolución emocional. Ansiedades y temores frecuentes.

Cuando nos encontramos con el positivo del test de embarazo comenzamos un proceso psíquico intenso, que nos llevará a construir nuestra identidad como mamá o papá. Este proceso emocional es singular en cada persona y se vivirá de acuerdo a distintos factores: ¿Cómo llegamos a este embarazo? ¿Qué imaginamos de la maternidad? ¿Cuáles son nuestras expectativas?


La propia historia también tiene un papel fundamental ya que se pone en juego como vivimos nuestro vínculo con nuestra mamá/papá y  nos preguntamos que cosas queremos repetir o no en el vínculo con nuestro bebé.  Es frecuente que durante el embarazo surjan recuerdos y se establezca un diálogo interno con nuestra niña interior. Este recordar a veces es más conciente y otras se da en el plano inconsciente, por lo cual muchas veces nos sentimos extrañas y no sabemos por qué, por ejemplo estamos más irritables o sensibles.


Es cierto que lo hormonal juega un papel fundamental. A lo largo del embarazo se pone en juego distintas hormonas que cumplen sus funciones desde la fisiología y que influyen en nuestro estado de ánimo. Aún así, es importante no atribuir solo a lo hormonal, los malestares, ni minimizarlas,  sino que conviene estar atentas a otros factores y de ser necesario, hacer la consulta con psicóloga Perinatal para despejar pautas de alarma y posibles factores de riesgo psico emocional.


Esto es fundamental porque el estado de ánimo durante el embarazo es un predictor muy fuerte de como será el estado del ánimo en el postparto.

¿Que estrategias podemos implementar para lidiar con estás emociónes?

En primer lugar permitirnos sentir lo que sentimos. No hay emociones buenas y emociones malas, aunque es cierto que hay emociones que pueden volverse más incómodas para la mujer.


En una sociedad que nos transmite el mandato de la maternidad abnegada, sacrificada e incondicional es muy difícil poder mostrar nuestros miedos y angustias. Existe la representación social de que el embarazo es el mejor estado de la mujer, entonces nos vemos presionadas a mostrarnos felices. Justamente decimos que la depresión en el embarazo y el postparto es la "depresión sonríente".


Poder habilitar a hablar de las emociones dificiles, de los miedos, las incertidumbres y los malestares físicos es fundamental para acompañar a la mujer y la familia en el proceso de una ma/paternidad saludable.

¿Que ocurre si la angustia o ansiedad es muy intensa? ¿Es cierto que llorar hace mal al bebé? 

Nadie elige cómo sentirse, las embarazadas sienten angustia, ansiedad o vivien estrés, lo importante es que puedan identificarlo y recibir la ayuda necesaria para minimizar las consecuencias de esas emociones en su salud y la de su bebé. Forzarse a no llorar porque afecta al bebé y  disimular no ayudarán a sentirse mejor.


Trabajar el durante el embarazo la  ansiedad y el miedo al parto también es fundamental para llegar con más herramientas a ese momento.

Es necesario el apoyo de la familia y los profesionales de la salud. Hablar de tus sentimientos, contarle al bebé que lo que sentis no tiene que ver con él, llevar a un cuaderno de embarazo ayuda a  poder desahogar emociones.  La consulta oportuna con psicóloga perinatal es un sostén fundamental y será quién evaluará la necesidad de hacer interconsulta con psiquiatra perinatal.


Te invito a inscribirte al taller online gratuito donde hablaremos sobre estos temas, el miércoles 1 de abril a las 17hs. 


INSCRIBITE AL TALLER


Carolina Mora 

Psicóloga 

MN 51676


CAROLINAMORA.PSICOLOGA


Compartir:

Más novedades

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Aceptar